top of page
  • donorionechile

ESCUELA ESPECIAL FRAY AVE MARÍA DE RANCAGUA CUMPLE 31 AÑOS DESDE SU APERTURA.

El establecimiento nace el 25 de marzo de 1993 al interior del Pequeño Cottolengo de Rancagua, haciéndose parte del crecimiento de la obra y en vistas a ofrecer un servicio educativo para sus residentes en edad escolar.


La “Escuela especial Fray Ave María” se forjó la misión de brindar una educación integral y de calidad a niñas, niños y jóvenes con necesidades educativas especiales permanentes, desarrollando competencias y habilidades sociales, laborales, artísticas, entre otras, con el fin de enriquecer su calidad de vida e inclusión en la comunidad eclesial y social, considerando como principio fundamental el respeto a la vida, a la diversidad y el compromiso con la familia tradicional, siguiendo el modelo “Paterno Cristiano” de nuestro fundador, San Luis Orione.


En la actualidad, la escuela especial cuenta con el programa de Jornada Escolar Completa (JEC), atendiendo los niveles de Pre-básica, Básica y Talleres Laborales, utilizando los decretos que norman la educación especial del país. Nuestro currículo es flexible y diversificado, considerando las necesidades de cada uno de nuestros estudiantes, y disponiendo, además, de servicio de alimentación, atención de salud y útiles escolares para contribuir e desafiante proceso educativo.


El plantel educativo está compuesto por su directora, sra. Claudia Salas, la jefe de la Unidad Técnico Pedagógica, sra. Karin Yáñez, docentes en educación diferencial, asistentes de aula, docente de educación física, secretaria, personal de servicio, y equipo multi profesional integrado por: psicóloga, kinesiólogo, terapeuta ocupacional, fonoaudióloga y asistente social.

Uno de los objetivos permanentes del proceso educativo es otorgar oportunidades de aprendizaje en salidas pedagógicas fuera del establecimiento en las diversas áreas de aprendizaje: artísticas, deportivas, recreativas, etc., siendo reconocidos en todas ellas. Contribuimos convencidos a una real inclusión de nuestros estudiantes con su medio ya sea social, eclesial, como ciudadanos de derechos.


Con alegría y compromiso trabajamos convencidos para ser una escuela orionista de excelencia,  que brinde a nuestros estudiantes una educación “a la cabeza de los tiempos”, inspirada en los valores del evangelio, centrada en prácticas pedagógicas innovadoras y significativas, con principios y desafíos permanentes en un ambiente sano y protegido, colaborativo y de igualdad de oportunidades. 


Este año, celebrando el 31 aniversario de su creación recordamos con cariño y gratitud a sus fundadores en Rancagua: Padre Juan Lucarini, y Padre Antonio Casarín, éste último dando un impulso cualitativo en infraestructura y conformando un equipo de profesionales convencidos y comprometidos en la educación especial. 


Nos inspira la vida de fe y entrega de Fray Ave María, a quien debemos como escuela el nombre: “La verdadera ceguera, la única discapacidad es no amar, y nosotros estamos convencidos que solo el amor es quien provoca una significativa educación”.



Comments


bottom of page