• donorionechile

Voluntariado juvenil en el Pequeño Cottolengo de Quintero


Esperamos este momento por más de dos años. Desde el inicio de la pandemia, nuestros hogares habían mantenido sus puertas cerradas a voluntariados y actividades que implicaran la visita de personas externas a los colaboradores o profesionales que trabajan en la institución, por el riesgo que implica para nuestros residentes, el contagiarse de Covid, ya que todos ellos, son parte de la población de riesgo.

Pero desde este año, ya se han ido abriendo las puertas poco a poco, dando espacio a que la sociedad civil, organizaciones y personas de buena voluntad puedan regresar con sus iniciativas y ayuda a nuestros hogares. Su presencia es valiosa, no solo por el aporte material o técnico que puedan hacer a nuestras obras, sino que por sobre todo, por el valor humano, la compañía y la posibilidad de socializar que tienen nuestros residentes, lo que en estos últimos años, han tenido pocos momentos sociales y de recibir visitas.


En ese contexto, durante las últimas semanas, jóvenes de 4to año medio del Colegio Don Orione de Quintero han ido a visitar el Pequeño Cottolengo de Quintero, a realizar no solo una visita para conocer la realidad del trabajo en el hogar y de las personas con discapacidad que ahí residen, sino que también a realizar un voluntariado de trato directo. Ponemos énfasis en "voluntariado de trato directo", porque si bien. han habido iniciativas de voluntariado, estas siempre han sido de forma indirecta. Reparar cosas del hogar, colaborar con tareas domésticas como limpieza u orden, pero en esta ocasión se avanzó un paso más allá: El contacto directo con los residentes colaborando en su hora de colación dándoles alimentos a aquellos que no son auto valentes a la hora de comer. Experiencias como esta, marcan la vida de las personas, tanto de los residentes, como de los voluntarios, que viven en carne propia lo que conmovió el corazón de Don Orione y lo llevó a fundar hogares e instituciones para cuidar de los más desfavorecidos. Esperamos seguir abriendo las puertas a más iniciativas de voluntariado, pues sabemos el enorme bien que esto trate para nuestro residentes, pero también para aquellas personas que desinteresadamente hacen el bien por los demás.