top of page
  • donorionechile

Un muy significativo Jueves Santo se vivió en el Pequeño Cottolengo de Cerrillos


Como es tradición, el Jueves Santo se recuerda, conmemora y celebra la Institución de la Eucaristía y del Sacerdocio y también se realiza el "lavado de pies", un momento dentro de la celebración en donde el sacerdote lava los pies de algunos fieles, imitando el gesto de Jesús con sus apóstoles, como una forma de representar el espíritu de servicio, el amor entregado y el cuidado del prójimo, así como también la humildad de ponerse de rodillas y lavar a otra persona.

Este recién pasado Jueves Santo, en el Pequeño Cottolengo de Cerrillos se realizó esta celebración de los distintos hogares dentro de la residencia y en las distintas áreas de trabajo que constituyen el hogar, pero se hizo una adaptación: No fue solo el sacerdote quien lavó los pies de los fieles, sino que se lavaban entre ellos y fueron las manos, las que se lavaron unos a otros, representando también ese servicio generoso y entregado que ellos dan a los residentes del hogar.


Sin dudas fue un momento cargado de significado y simbolismo, en donde los distintos colaboradores ofrecían este servicio humilde de lavar las manos de sus colegas, personas con las que comparten a diario las tareas y desafíos del trabajo y con los que al mismo tiempo comparten la vida y gran parte de las horas de cada día. También se realizó la conmemoración y recuerdo de la Institución de la Eucaristía, con el signo del pan y las uvas, en donde en grupos pequeños reflexionaban sobre estos misterios, compartieron la palabra y la fe.


Kommentare


bottom of page