• donorionechile

UCRANIA: MISIÓN DE PAZ


Entrevistado con motivo de la Jornada “Misionera Orionista”, celebrada en las comunidades y parroquias el pasado domingo, Don Moreno Cattelan, sacerdote orionista en Lviv, habla de la actividad misionera en Ucrania.


Padre Moreno, ¿cómo está viviendo en Lviv?

Nuestra vida en la misión de Kiev, al igual que en L'viv, cambió por completo el 24 de febrero de 2022. A las 4.30 de la mañana, cuando oí el ruido de las bombas que caían en el aeropuerto militar, a unos 15 kilómetros de nuestra casa, no tuve dudas: "Estamos en guerra", me dije. A sangre fría y sin saber lo que estaba pasando.

Ustedes saben muy bien lo que sucedió en esos increíbles días. La agresión de la Federación Rusa continúa. Con ferocidad y determinación. Precisa y despiadada, sin perdonar a nadie. Ni siquiera los hospitales infantiles o de maternidad.


¿Cuáles son sus actividades en Lviv ahora?

Somos parte de esta tragedia. Estamos decididos a no dejar a nuestra gente, nuestra posición, nuestra misión. Estamos trabajando día y noche en el frente de la caridad. Espoleados por el ejemplo de San Luis Orione, que seguramente habría dejado Tortona para estar aquí entre los refugiados que habían huido de la furia de las bombas, empujándolos a buscar una salida.


Él no está aquí, pero nosotros sí, y hay muchos hermanos en Italia que han puesto sus casas y su tiempo a disposición para acoger a los que huyen. Con ellos, toda la familia orionista se ha movilizado para hacer frente a la emergencia de los refugiados.


En Leopolis, trabajamos en dos direcciones. La primera es la acogida de los refugiados, proporcionando una treintena de camas, especialmente para madres con niños pequeños o personas con discapacidad. Estas personas pueden permanecer con nosotros el tiempo necesario para encontrar un nuevo alojamiento aquí en Leopolis o en otro lugar. A los que deseen salir del país, les damos la posibilidad de llegar a uno de los centros de acogida que la Congregación ha establecido en Italia. Como nuestro monasterio (Parroquia) tiene una disposición especial (habitaciones con tres o cuatro camas, cocina, refectorio, lavandería, sala de reuniones, etc.) no hemos necesitado voluntarios. De hecho, son los propios huéspedes los que se ocupan de las necesidades de los demás. Como si fueran una gran familia afectada por una tragedia común. Al convivir con nosotros, comprenden que el miedo y el trauma sufridos, especialmente por los niños obligados a vivir durante días en los búnkeres, sólo pueden superarse estando unidos y demostrando que la "dinamita" de la caridad une y cambia los corazones y las acciones de las personas. Sólo los animadores del oratorio vienen a entretener al grupo de niños.


Las escenas de miles de personas huyendo, que se ven en la televisión, las vemos en directo, cada día, cada noche, cuando alguien llega de repente con la desesperación en la cara, el cansancio de tres o cuatro días de viaje. Vuelven a sonreír y a dar las gracias cuando se ven protegidos en una casa donde hay una cama, un trozo de pan y otras personas que han llegado en las mismas condiciones que ellos, que les acogen y hacen todo lo posible por aliviar el miedo y el dolor que han traído junto con las cuatro cosas que reunieron apresuradamente y colocaron en su improvisada maleta.


¿Acaso la guerra no ha endurecido el corazón de la gente?

La guerra cambia a las personas, está cambiando la cara de nuestras ciudades, está alterando al mundo entero. Pero muchos gestos de caridad y cercanía también cambian el corazón de las personas. Crean proximidad y búsqueda de Dios. Ese Dios al que varias veces al día invocamos para pedir el don de la paz. "La guerra es una locura", nos ha recordado el Papa Francisco. Lo que estamos viviendo en primera persona no tiene una explicación racional. Por supuesto. La caridad sí, la paz sí, la fraternidad sí.


"Nunca olvidaré lo que habéis hecho por nosotras en estos días", nos dice una de las madres que parte hacia Foggia. "Spasyba" (gracias).


¿Qué piensa sobre lo que va a pasar, sobre el final de la guerra?

No sabemos el resultado de esta tragedia. Sólo sabemos que todavía seremos llamados a la primera línea para actuar para reconstruir primero "por dentro" en las conciencias desgarradas, en el futuro roto de nuestros hijos, en el abrazo entre papá y mamá que podrán volver a vivir juntos. En la memoria de los abuelos obligados a quedarse. Qué ciertas y pertinentes son las palabras de Don Orione: "Sólo la caridad salvará al mundo". (www.donorioneitalia.it)


Recepción en Italia

Mientras tanto, como ha recordado don Moreno, Italia sigue acogiendo y ayudando a los refugiados ucranianos. Giovanni Carollo, director de la Provincia de la Madre de la Divina Providencia, que coordina las diversas actividades de acogida, declaró: "Hasta la fecha, estamos acogiendo a 291 refugiados en nuestras instalaciones y en otras que se han puesto a nuestra disposición, incluidas personas ciegas y otras con discapacidades. Además, un centenar de refugiados fueron recogidos en la frontera y han encontrado alojamiento en casas de amigos o familiares, así como niños oncológicos, autistas y discapacitados llevados a los hospitales de Trieste y Udine".


Me gustaría dar las gracias a todos los que nos ayudan y apoyan de diversas maneras", concluye Don Carollo, "como las numerosas familias vinculadas a la asociación Le Querce di Mamre.