• donorionechile

Felices por los votos de nuestros seminaristas y la confirmación de su vocación


Tradicionalmente en nuestra familia espiritual, el 8 de septiembre, día de la Natividad de la Santísima Virgen María, nuestros religiosos realizan su profesión de votos. Es así como en distintas partes del mundo, este recién pasado jueves muchos seminaristas y religiosas profesaron sus primeros votos o realizaron la renovación de estos. En Polonia, Costa de Marfil, Madagascar, Italia y Chile. Estos dos últimos, de especial importancia y significado para nosotros como familia orionista de Chile.

Ayer a eso de las 11:00hrs Chile ó 18:00hrs Italia, nuestro querido seminarista Javier Navarrete profesó sus primeros votos junto a otros 6 seminaristas de distintos países, nada más y nada menos que en la Basílica del Santuario de Nuestra Señora de la Guardia, en Tortona, Italia. Santuario construido por Don Orione y en donde hoy descansan sus restos. La celebración fue presidida por el Director Provincial Don Giovanni Carollo junto con numerosos hermanos de todas partes de la Provincia religiosa y con la participación numerosa de la familia carismática orionista. Una familia en celebración, combinada con la alegría de siete muchachos que después de un año de noviciado, dirigidos por el Padre Maestro Don Filippo Benetazzo, hicieron su primera profesión religiosa, o votos temporales, prometiendo ante Dios y la Iglesia seguir los consejos evangélicos.

También ayer, pero en la capilla del Pequeño Cottolengo de Cerrillos, nuestro hermano Sebastián Vega realizó su profesión de votos, a pocos días de emprender su viaje a Italia, para realizar sus estudios de teología. Una celebración presidida por el p. Teófilo Calvo fdp, delegado de la congregación en Chile y acompañado también por la comunidad de religiosos y religiosas de Cerrillos, amigos y su familia que viajó desde la ciudad de Los Ángeles, de donde es oriundo Sebastián, para estar junto a él en este importante momento de su vida religiosa.

Un día alegre, que nos llena de esperanza como familia espiritual, pues Dios sigue llamando a jóvenes en medio de nuestras comunidades para que ofrezcan su vida al servicio de los demás. Seguimos rezando por sus vocaciones, por sus vidas y el servicio al que han sido llamados.

Que Don Orione y la Virgen sigan acompañando e intercediendo por el corazón de Javier y Sebastián.