• donorionechile

ASAMBLEA DE RELIGIOSOS ORIONISTAS: “LANCÉMONOS AL FUEGO DE LOS NUEVOS TIEMPOS”


ASAMBLEA DE RELIGIOSOS ORIONISTAS: “LANCÉMONOS AL FUEGO DE LOS NUEVOS TIEMPOS”: Para evangelizar el mundo mediante la profecía de la caridad, nueva en el estilo, en la forma y en las fronteras.


Ayer, día 25 de noviembre, terminó la asamblea de los religiosos orionistas chilenos. Después del almuerzo cada religioso se fue a su comunidad, algunos tenían un largo viaje por delante. Han sido dos días y medio bien intensos donde, como piden las constituciones, se ha celebrado esta asamblea de la delegación Ntra Sra del Carmen.



Días de fraternidad y días de compartir carisma. Los grandes temas de la vida religioso puestos sobre la mesa y con el componente orionista como forma de vida: 1º La identidad del religioso en el mundo de hoy; 2º la vida fraterna como testimonio de que un mundo de hermanos es posible. Y 3º, la misión fuera de la sacristía como gritaba Don Orione.



Vivir hoy (actualizar) el carisma orionista como religiosos es el objetivo del próximo XVº Capítulo General y nuestra asamblea es parte de ese proceso más amplio que es el Capítulo. Tiene como lema una frase que repitió Don Orione varias veces: “Lancémonos al fuego de los nuevos tiempos” y como una especie de subtítulo el objetivo que nos mueve: Para evangelizar el mundo mediante la profecía de la caridad, nueva en el estilo, en la forma y en las fronteras. Cambia el envoltorio y los medios pero el fin es siempre el mismo.


Evangelizar con la caridad. Nos acompañaron una tarde las hermanas de Don Orione y los laicos. Las tres ramas de la familia orionista que compartimos carisma y muchas veces compartimos también la misión. El reto es hoy hacer las cosas juntos. Estamos convencidos que estamos rodeados de unos laicos competentes y muy comprometidos en las obras y las parroquias. Animémonos como nos pide Don Orione a evangelizar juntos, ayudándonos, formándonos… Aprendiendo unos de otros en esta hermosa vocación que es seguir a Jesucristo al estilo de Don Orione. ¡Dios les bendiga amigos! No olviden rezar por nosotros y les aseguramos también orar por todos ustedes.