top of page
  • donorionechile

4to aniversario de la pascua del p. Antonio Casarín fdp

Hoy 20 de abril recordamos el 4to anivrsario de la pascua de nuestro querido padre Antonio Carasín fdp, quien en medio de la pandemia, partió a la casa del padre dejando un legado que recodarmos y que también disfrutamos, sobre todo los residentes de los distintos Pequeño Cottolengo de Chile, pues el padre se caracterizó, dentro de muchas otras virtudes que tuvo, por ser un creativo e impulsor de proyectos de mejora y construcción de espacios para dar cuidados más profesionales y dignos a nuestros residentes. Ayer viernes 19, en el Pequeño Cottolengo de Rancagua, se le recordó con cariño y alegría en una eucaristía realizada en su memoria, en la que participaron amigos, residentes y colaboradores. Para recordar con más detalle el legado del padre Antonio, les compartimos un breve documental de la serie "Héroes de la Caridad", realizado para dar testimonio de su legado en Chile.



 

Acaecida la esta tarde del 20 de abril a las 14,30 de la tarde del año 2020, Padre Antonio Casarín, parte a la casa del Padre en la residencia del Pequeño Cottolengo de Santiago

"Padre Antonio", como era conocido, nació, estudió y se recibió de sacerdote en Italia.


Llegó a Chile en 1973 para hacerse cargo de la administración del Pequeño Cottolengo de Los Cerrillos, entregando su servicio, especialmente en Los Ángeles y Rancagua.


Impulsó diversos proyectos en las comunidades donde estuvo, para nosotros en forma significativa el desarrollo de la obra del Pequeño Cottolengo, posteriormente la escuela Especial Fray Ave María y luegoel inicio del Centro esperanza.


Siempre motivado por el cariño y dedicación en todas las cosas. Todo lo que hacía con una fuerza enorme. Una persona obstinada para sacar las cosas adelante. Así era el padre Antonio, que se levantaba en las noches de invierno para comprobar que los abuelitos estaban abrigados, que estuvieran bien. Era de una dedicación y un cariño tremendo, sencillo y amable, siempre sonriente, que supo, sin grandes prédicas, mostrarnos con el ejemplo concreto de su vida lo que significa amar. Fuente de energía y convicción profunda para entregar tanto amor al prójimo, en especial a aquellos que tenían tan pocas posibilidades de retribuir.


Un perfil tan bajo, alejado de luces, de cámaras, de halagos, un ejemplo de consecuencia, de fe, al transformar la bondad y el amor al prójimo en una forma de vida.


Hay tanto aún por decir, sin embargo, hoy solo podemos agradecer su paso y sus huellas y su donación. Hoy tenemos un inmenso desafío, continuar lo que él comenzó, no podemos olvidarnos de su legado.

Comentários


bottom of page