Un nuevo seminarista para Chile, las vocaciones siguen creciendo.

Ayer martes 12 de marzo, fue un día cargado de alegría para la familia orionista de Chile. En primer lugar porque celebramos un nuevo aniversario de la Pascua de San Luis Orione, nuestro padre fundador y en el Pequeño Cottolengo de Santiago, se realizó una bella y muy concurrida Eucaristía para celebrar esta fiesta tan importante para los orionistas.

Junto con ello, el hno. Maikol Saez realizó la renovación de sus votos, en donde por segunda vez, expresa su voluntad de ofrecer su vida en servicio de la Iglesia y de los más pobres y desfavorecidos a través de la vida consagrada como Hijo de la Divina Providencia. 

Pero la novedad fue el ingreso al postulantado de Luis Ortiz Oropeza, un joven venezolano de 28 años, proveniente de una comunidad orionista en ese país, con una vida vinculada a la Obra de Don Orione y en particular al Pequeño Cottolengo, y que desde un poco más de un año vino a Chile en busca de nuevas y mejores oportunidades.

Lo que Luis seguro no pensó al venirse a Chile, fue que terminaría como seminarista y luego de un semestre de "aspirantado", proceso donde vive junto a la comunidad de los seminaristas para discernir sobre su vocación y llevar su estilo y régimen de vida, solicitó ser admitido como postulante, es decir como seminarista, para de esta forma, comenzar sus estudios de formación como religioso.

Las nuevas y mejores oportunidades que el Señor tenía reservadas para Luis lejos de su patria, no tendrían que ver con la prosperidad de un nuevo trabajo o la estabilidad y seguridad de vivir en un país con aparente mejor calidad de vida, sino que ha sido llamado a ofrecer su vida confiando en al Divina Providencia y prepararse enteramente para servir a los demás como consagrado.

Los invitamos a orar por la vida y la vocación de Luis, quien lejos de los suyos ha comenzado este camino de formación, discernimiento y entrega en nuestra familia orionista. Un nuevo signo de esperanza y misericordia de parte de Dios para con nosotros, que nos anima y recuerda que el Señor sigue cuidando de su pueblo con buenas y santas vocaciones.

A continuación algunas fotografías de la Eucaristía donde el Hno Maikol renueva sus votos y Luis hace su ingreso al postulantado.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload