Don Orione era diabético ¿Lo sabías? - Día Mundial de la Diabetes

A veces existe una lamentable disociación entre las cosas espirituales y la vida cotidiana; como si ambas realidades no tuvieran relación entre sí. Todo lo contrario, nuestra vida tiene todo que ver con lo espiritual y lo espiritual tiene todo que ver con nuestra vida.

Hoy es un día particular. No es una celebración fiesta de Precepto ni recordamos la memoria de algún santo en especial, sino que hoy 14 de Noviembre es el Día Mundial de la Diabetes. ¿Y qué tiene que ver esto con nuestra vida espiritual, con lo pastoral o con Don Orione? Pues tiene todo que ver.

La diabetes es una enfermedad seria y crónica que se genera cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el cuerpo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce. Hay tres tipos principales de diabetes:

- Diabetes tipo 1, que es la más frecuente entre los niños y adolescentes.
- Diabetes tipo 2, que es la más frecuente entre los adultos y está ligada a la obesidad o el sobrepeso, la falta de actividad física y mala nutrición.
- Diabetes gestacional, que es una complicación del embarazo que afecta a 10% de los embarazos a nivel mundial, aproximadamente.
 

En Chile, el 10% de la población la padece y a nivel mundial la cifra es similar, por eso es un tema importante y la Organización Mundial de la Salud y la Organización de Naciones Unidas promueven la celebración de este día para ayudar a concientizar a la población sobre sus causas y la forma de prevenirla y tratarla.

Don Orione era diabético ¿Lo sabías?
Mientras Don Orione estaba en Argentina (1935), le escribió a Don Sterpi, para comentarle sobre su estado de salud:

“Estuve más de un mes muy débil, pensaba que fuese cansancio por el trabajo hecho: - no podía escribir ni trabajar un poco más de la cuenta. Además, tenía tanta sed, que dude que fuese otra cosa, y al analizar la orina, encontraron la diabetes”.  (Bs. As, 12/6/1935)

Sin duda un tiempo difícil y de prueba, sobre todo en esos años donde la medicina no estaba tan avanzada como ahora, no obstante Don Orione en una otra carta a Mons. Albera, un amigo suyo le contará lo ocurrido pero con mucho humor, dejando entrever su esperanza, buen ánimo y templanza con la que vivió su enfermedad y reposo:

           
Yo estoy bien, solo tengo un poco de diabetes, pero ya disminuyo bastante. Imagínate querían que me quede en la cama al menos por tres días, a pura agua. Es ese Gonnella que estuvo con nosotros en San Bernardino el primer año y después en Santa Clara, ahora es medico aquí, una autoridad en medicina. ¿Lo recuerdas? (…) ¿Sabes lo que le dije? Escúchame, Gonnella, si me dijeras que me quede en cama tres días a vino puro, no sé, a nebiolo, barbera, grignolino, entonces estamos de acuerdo, a lo mejor me la paso cantando todo el día, y está bien, pero a pura agua, ¡vamos! Un poco de discreción, ¿esta es la gratitud que me demuestras por haberte recibido en el colegio? Piensa un poco, mi querido monseñor, ¡qué risa!” (Bs. As., 22/6/1935) 

 

Desde el punto de vista médico, podemos afirmar que la diabetes de Don Orione era una diabetes tipo 2, la cual se expresó de forma leve y pudo manejarse con dieta solamente. No tenemos información que haya tomado medicamentos para controlarla, porque probablemente su glucemia se normalizo siguiendo la dieta que le prescribieron.

 

Es admirable que Don Orione, pese al diagnostico de una enfermedad crónica que le implicara cuidarse de por vida, lo asumió con optimismo y sin desanimarse, siendo capaz de tomarlo con humor.

 

Además, se ve que asumió con responsabilidad el cuidado de su enfermedad, siguiendo con docilidad las indicaciones del médico y desdramatizando la situación, yendo más allá de sí mismo, cuidando que nadie se preocupe demasiado por él.

          
Si sufres de Diabetes y te has sentido así, tienes que saber que Don Orione experimentó lo mismo que tu y sintió en su cuerpo aquellos cambios y malestares que tu también has sentido y tuvo que someterse a incómodos tratamientos y cuidados. Así que ya sabes, tienes un santo que puede ser tu compañero espiritual en el cuidado y tratamiento de esta enfermedad.

(En este artículo puedes leer más sobre los detalles de la diabetes que padecía Don Orione)

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload