El Papa recibe en audiencia a las hermanas reunidas en el XII Capítulo General

31/05/2017

 

 

 

Las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad durante el mes de mayo han vivido el XII Capítulo General en Italia, cuyo tema ha sido: “Donarse todas a Dios para darnos todas al prójimo: discípulas misioneras, testigos alegres de la caridad en las periferias del mundo”.

 

El 1 de mayo dieron comienzo a este gran acontecimiento en Tortona, para posteriormente viajar a Pontecurone donde nació nuestro Fundador. Durante la tarde del 3 de mayo se inauguró oficialmente el capítulo con una Misa en el Santuario de la Virgen de la Guardia en Tortona, presidida por Monseñor Vittorio Viola, comenzando un trabajo de reflexión y deliberación de los temas propuestos para esta instancia.

 

Durante algunos días las reuniones acogieron, además de las hermanas, a diversos representantes de la familia orionista: de los Hijos de la Divina Providencia (FDP), del Movimiento Laical Orionista (MLO) y del Instituto Secular (ISO).

 

Luego de tres semanas se eligió a la Superiora General, sor  María Mabel Spagnuolo, quien ha estado en este cargo desde 2011 a 2017 y ahora estará por seis años más desde 2017 a 2023. El mismo día se eligió al Consejo General: Sor María Zagórowska Sylwia (Polonia) como Vicaria General, y como Consejeras Generales a: Sor María Irma Rabasa (Argentina), Sor María Françoise Ravaoarisoa (Madagascar), Sor Maria Rosa Delgado Rocha (Cabo Verde), y a Sor Maria Józefa Kalinowska (Polonia) como Ecónoma General.

 

Luego de intensas semanas de trabajo el capítulo fue cerrado oficialmente el día 29 de mayo. La misa de clausura fue celebrada por el Superior General de los Hijos de la Divina Providencia, padre Tarcisio Vieira, quien en la homilía recordó que el trabajo estaba recién comenzando, pero que debían confiar en la presencia del Señor que en el Evangelio nos exhorta a no temer.  Por la tarde las hermanas capitulares grabaron un mensaje en distintos idiomas para la familia orionista y la Superiora General Sor Mabel presentó al nuevo Consejo General. Durante la tarde todos los participantes se reunieron para la celebración de clausura: " María Magdalena corre a anunciar la alegría de haber conocido a Jesús resucitado " donde cada hermana recibió un odre nuevo como símbolo de la línea principal del capítulo y de la indicación que la Iglesia expresa en el último documento de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, “Anunciad”, carta con la cual las hermanas comenzaron su reflexión acerca de su vida religiosa al inicio del capítulo.

 

La audiencia

 

El día 26 los participantes del Capítulo fueron recibidos en audiencia por el santo Padre. Al inicio de esta audiencia la Madre Superiora en nombre de todos, señaló al santo Padre que ellas, como hijas de Don Orione, desean renovar su amor y su adhesión y a la vez estar disponibles a sus enseñanzas y deseos, esperando recibir sus palabras que son como una luz para el camino de la santidad, de la fraternidad y de la misión.

 

“En nombre de la Iglesia, de los tantos pobres, en modo especial mujeres y niños, y de los tantos enfermos físicos y písquicos que asisten les agradezco por su labor apostólica en las diversas actividades de pastoral juvenil, en las escuelas, en las casas para ancianos, en los pequeños ‘Cottolengos’, en las catequesis y en los oratorios, con las nuevas pobrezas y en todos aquellos lugares en los cuales las ha puesto la Divina Providencia”, con estas palabras el santo padre comenzó su discurso agradeciendo la labor de las hermanas. 

 

Les habló de su vocación de misioneras, lo que las lleva a ser evangelizadoras estando al servicio de los pobres, “hermanas, sean misioneras sin fronteras. A todos, especialmente a los pobres en los cuales están llamadas a reconocer la carne de Cristo, llévenles la alegría del Evangelio que es Jesús mismo”, señaló y las invitó además a pensar en nuevas formas de misionar. Para vivir su vocación de misioneras les pidió estar siempre disponibles a la misión, siendo libres de todo lo que ata y predispone a  la comodidad y la mundanidad.

 

Frente a las diversas situaciones que vive el mundo, el Papa las exhortó a que se dejen provocar por el grito de ayuda de tantas situaciones de dolor y de sufrimiento, y a que anuncien el perdón y el abrazo del Padre. Las animó también a vivir caminos de colaboración entre todos los miembros de la familia orionista.

 

Además el Papa las llamó a permanecer en comunión con el Señor, recordando que la misión solo se realiza con Cristo, por que él es el centro de la misión y es él quien llama y envía. “Como discípulas están llamadas a ser mujeres que trabajan asiduamente para trascenderse a sí mismas, proyectándose hacia el encuentro con el Maestro y con la cultura en la que viven”, señaló. Y al finalizar les propuso como ejemplo para su misión el ícono de la Visitación, señalando que “como la Virgen María, pónganse en camino, de prisa -no con la prisa del mundo, sino con la de Dios- y llenas de la alegría, que habita en vuestro corazón, canten su magníficat. Canten el amor de Dios a toda criatura. Anuncien a los hombres y mujeres de hoy que Dios es amor y puede colmar de significado el corazón de aquel que lo busca y se deja encontrar por Él".

 

El mensaje del Papa es un aliento para todo el trabajo que continúa luego del Capítulo. Este fue un mes de reflexión, de nuevas orientaciones, decisiones, pero también un tiempo especial para compartir como familia y una vez más colocarse en manos de Jesús y de María para seguir caminando y realizando su misión con espíritu renovado. 

 

 

Video de la Audiencia (en italiano) Fuente: suoredonorione

 Video del Mensaje de las hermanas  al final del Capítulo. Fuente: suoredonorione

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload