¿Confías en las instituciones que hay en nuestro país?

 

 

Parece que vivimos en una sociedad marcada por la desconfianza. Ya no es tan fácil colocar nuestra confianza en otros, aunque a veces nos vemos obligados a hacerlo. Al ver la desconfianza que hay de parte de la población de nuestro país hacia las instituciones nace en nosotros la desconfianza ante cualquier institución que parezca honesta con nosotros.

 

Hay un claro sentimiento de vulnerabilidad frente a grandes instituciones. Como cristianos católicos orionistas tenemos la misión de anunciar las buenas iniciativas de las instituciones y denunciar aquellas malas prácticas que algunas cometen.

 

Al tener claro que debemos anunciar y denunciar los hechos que son significativos adquirimos el compromiso como cristianos de no quedarnos con los brazos cruzados, debemos “actuar” para recuperar la confianza, corregir las injusticias y crear un mejor clima en nuestra sociedad. Así, poco a poco, con la ayuda de Dios, podremos hacer frente al problema de la desconfianza y de lo que lo provoca.

 

“Solo la Caridad salvará al mundo” (Don Orione)

Por Adán Lara

Comunidad de Los Ángeles

 

 

 

 

 

 

En nuestro país en el último tiempo ha crecido la desconfianza de los ciudadanos hacia la clase política, las instituciones, etc. Si me detengo ante esta realidad y me pongo los anteojos de Don Orione como hombre de fe no puedo quedarme de brazos cruzados mientras que algunas personas con autoridad o poder se aprovechan de éste y cometen actos egoístas que terminan perjudicando y decepcionando a las personas que confiaron en ellas.

 

Y ¿qué podemos hacer? Podemos alzar la voz, animar a quienes están cerca nuestro para que tomen un papel más activo en las decisiones de nuestro Chile. Debemos motivar a los jóvenes y demostrar que desde nosotros viene el cambio. Como acción inmediata podríamos denunciar aquello que sea una injusticia para ayudar a detener las malas prácticas y colaborar a que no aumente la desconfianza entre nosotros.

 

Por John Reyes Pasmiño

Comunidad de Los Ángeles

 

 

 

 

La desconfianza hacia las instituciones surge del hecho de que ellas ya no nos representan, no nos identificamos con ellas y sentimos que no funcionan. Encontramos que presentan muchas falencias y actúan con poca transparencia. Creo que la sociedad está cansada de esta situación y, por eso, salimos a la calle a exigir cambios.

 

Creo que la sociedad hoy en día está más preparada intelectualmente, tiene menos miedo de decir lo que piensa, por eso nos atrevemos a exigir mucho más, estamos más empoderados y anhelamos que las instituciones funcionen correctamente para bienestar de todos y no de unos pocos.

 

Sería necesario crear leyes que aseguren que las instituciones estén al servicio del pueblo, y que quienes pertenecen a ellas tengan siempre una visión de servicio donde el ciudadano sea la prioridad. Es importante que exista conciencia de lo que significa realmente el servicio público.

 

Si no hay un cambio en la conciencia y en la práctica de una correcta ética como profesional la desconfianza seguirá reinando en nuestra sociedad.

 

Por Rocío

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload