Nuestra espiritualidad

“La Divina Providencia explica todo, ella es el dedo de Dios en el universo”

“¡Oh Divina Providencia, oh Divina Providencia! Nada es más amable y adorable que Tú , que maternalmente alimentas al pájaro del aire y a la flor del campo”

“¡Oh Divina Providencia! ¡Te amo! ¡Te adoro y me pierdo infinitamente en ti!”

“¡Tú abres los caminos de Dios y cumples los grandes designios de Dios en el mundo!”

En ti toda nuestra confianza, ¡oh Santa Providencia del Señor, porque Tú nos amas mucho más que lo que nosotros nos amamos a nosotros mismos!

“Todo depende de la Divina Providencia; quien lo hace todo es la Divina Providencia y la caridad de los corazones misericordiosos”

“¡Vivir en Cristo y hacer vivir a todo el mundo de Cristo!”

“El “Instaurare Omnia in Christo” fue siempre casi una invocación, la idea que comprende toda la misión de la Obra… el suspiro de nuestra vida y de nuestra muerte”

“¡Cristo avanza! Entonces será una la palabra, uno el pensamiento, uno el palpitar de todos los siglos:¡Jesucristo!”

"Instaurare omnia in Christo"

“Que todas las buenas iniciativas sean modernas para lograr sembrar, para poder arar a Jesucristo en la sociedad, y fecundarla en Cristo”

“Deseamos llevar a Cristo, al corazón de los humildes y de los pequeños, del pueblo, y llevar el pueblo a amar cada vez más a Jesús, la familia y la patria”

"El Papa es Pedro: habla el Papa, habla Pedro; habla Pedro, habla Cristo; amar al Papa es amar a Pedro, es amar a Cristo"

“Donde está Pedro está la Iglesia, donde está la Iglesia está Cristo; donde está Cristo está el camino, la verdad y la vida”

"Hijos de la Providencia, dejémonos gobernar por la Providencia, pero por medio de la Iglesia que nos ha dado Dios"

“El Papa es la síntesis viviente de todo el Cristianismo; es la cabeza y el corazón de la Iglesia”

"Que nadie, entonces, nos venza en la sinceridad del amor, en la devoción, en la generosidad hacia la Madre Iglesia y el Papa"

“Con nuestra consumación por el Papa y la Iglesia, no queremos otra cosa que llegar a atraer a los humildes, a los pequeños… al Papa y a la Santa Iglesia”

"La Caridad tiene que ser nuestra impulsora, nuestro ardor, nuestra vida: Nosotros somos los “soldados” de la caridad de Jesucristo"

“Nuestro corazón, hijos míos, debe ser un altar donde arda inextinguible el divino fuego de la caridad: amar a Dios y amar a los hermanos; dos llamas en un solo sagrado fuego”

“El mejor acto de caridad que se le puede hacer a un alma, es darle a Jesús. Y el consuelo más dulce para Jesús es llevarle un alma.”

“La caridad abre los ojos a la fe y enciende los corazones de amor hacia Dios.”

“Sembrar la caridad en todos los senderos; sembrar a Dios de todas las maneras”

“No hay otra forma de servir a la causa de Dios y su Iglesia sino es con una inmensa Caridad de vida y obras"

“Acudo a ella para no perderme, después de haber atravesado profundidades.”

¿Dónde podremos encontrar ahora y siempre a Jesús? ¡Hijos míos, lo encontraremos y adoraremos en los brazos y en el corazón de María!

"Ave María y adelante"

¡Oh Virgen, Señora, Santísima! ¡A tus pies entrego mi corazón y toda mi pobre vida: mil veces te bendigo, mil y mil veces te amo!

Corran a los pies de la Santísima Virgen... ¡Vayan hacia ella, que es bondad, mansedumbre, gracia, que es la Madre de la divina providencia"

"Nosotros vamos a Jesús por María"

“Que la caridad fraterna reine siempre entre nosotros”

“La abundancia de las bendiciones divinas y de todos los dones celestiales está prometida a los hermanos, es decir prometida y dada por el Cielo a todos los que viven en la caridad del Señor, unidos y concordes”

"Cuando hay buen espíritu y caridad, que es el precepto del Señor, todo sigue adelante y todos los hijos están contentos aun en medio de las privaciones, y viven felices"

“Les digo en Jesucristo: estén unidos por la caridad del Señor. Y el Señor los bendecirá”

"Que cada uno de ustedes ame con gran ternura a todos sus compañeros en las entrañas de Jesucristo, sin ninguna excepción"

“El camino de la caridad fraterna es camino muy breve para hacerse santos”