Nuestra espiritualidad

“Nuestro corazón, hijos míos, debe ser un altar donde arda inextinguible el divino fuego de la caridad: amar a Dios y amar a los hermanos; dos llamas en un solo sagrado fuego”

Go to link