Nuestra espiritualidad

En ti toda nuestra confianza, ¡oh Santa Providencia del Señor, porque Tú nos amas mucho más que lo que nosotros nos amamos a nosotros mismos!