Nuestra espiritualidad

“¡Oh Divina Providencia! ¡Te amo! ¡Te adoro y me pierdo infinitamente en ti!”